Call Center:

+56 9 3426 2154

Síguenos en:

blog

 Reserva de una propiedad

Buscar casa o departamento es como ir a un mall y vitrinear productos que te interesan, solo que la disponibilidad de las mismas no durará tanto tiempo y, por supuesto, la inversión es tan importante que una vez encuentras la que te guste el perderla por no haberla tomado de inmediato significará una gran decepción. Por esto, existe la llamada “reserva de una propiedad”, con la que podrás asegurar ese lugar que tanto te gustó. 

Si estás buscando un nuevo hogar, o una propiedad en la que realizar una inversión para generar ingresos a largo plazo, existe una serie de acciones que debes realizar y cosas que tendrás que tomar en cuenta y de las que deberás asesorarte muy bien para que todo salga como planeado y no te encuentres con problemas en el camino. De esta forma podrás asegurarte de no perder ninguna buena oportunidad que puedas encontrar.

¿En qué consiste la reserva de una propiedad? 

La Cámara Chilena de la Construcción define la reserva de una propiedad como “un contrato innominado en virtud del cual se manifiesta la intención de comprar un inmueble de darse ciertas condiciones, que suele anteceder a la celebración de un contrato de promesa de compraventa, y que concede al interesado un lapso breve de tiempo para decidirse por adquirir un determinado inmueble, contra el pago de un pie, que se pierde de no optar por adquirir el inmueble”. Es decir, cuando firmas una reserva por una propiedad, luego de seguir ciertos pasos, podrás asegurar la compra de la misma.

En general esta operación se realiza en las mismas salas de ventas de las inmobiliarias o las oficinas comerciales de los corredores de propiedades. No es necesario ir a un notario ni formalizar mayormente esta parte del proceso de compra, pero sí es muy importante para poder asegurar que tu propiedad soñada no se venda a alguien más.

Cuando ya estás decidido de la propiedad que quieres comprar, es el momento de realizar la reserva.  Para esto, por ejemplo, la persona debe dejar un pago que se abona al valor de la propiedad. Es común que este tipo de pagos se haga en efectivo, o mediante cheques o vale vista. Este valor lo fija la parte vendedora y en general va desde los $100.000 pesos chilenos, pero puede ser mayor o menor dependiendo de las ofertas vigentes y del valor mismo de la propiedad.

blog

¿Qué se debe especificar en la reserva de una propiedad?

Al firmar este acuerdo debe quedar explícito el interés de la compra y si pagarás la nueva propiedad al contado, con un subsidio o con un crédito hipotecario.

Además se especificarán los plazos de pago del bien raíz, los que son fijados en el acuerdo de esta reserva y de común acuerdo entre las partes, aunque en general la parte vendedora o inmobiliaria tendrá sus propios plazos mínimos de acuerdo al avance de la construcción del edificio y otros factores.

Al momento de la firma pagar un depósito de cierto porcentaje de la propiedad, con la finalidad de que la inmobiliaria no siga mostrando el espacio a otros interesados. Este monto suele estar entre los $100.000 y $500.000 pesos chilenos, será fijado por la parte vendedora y dependerá del valor de la propiedad y de otros factores como ofertas vigentes en el momento de la reserva.

Finalmente, y a forma de garantizar que la propiedad sea lo esperado por el comprador, no se pueden dejar por fuera temas específicos como la  superficie exacta de la propiedad, número de habitaciones y baños, características específicas del inmueble, número del departamento en caso de ser el caso, dirección,  etc.

Este documento debe ser firmado dándole al cliente un plazo de 10 días hábiles para pasar a la siguiente etapa: La promesa de compraventa. 

¿Qué pasa si me arrepiento de mi reserva?

Si cambias de opinión y finalmente decides no comprar la propiedad, existirán diversas sanciones monetarias que deberás pagar. Es importante que en el contrato firmado al hacer la reserva, en caso de que se permita una salida del compromiso, esté especificado a qué costo o bajo qué penalidad se llevaría a cabo. Por ejemplo,  puede pactarse que si el comprador se arrepiente solo pierda el 20% de la reserva, el 10% del valor total del departamento u otro que sea acordado con la parte vendedora. En este punto se deberá negociar con la inmobiliaria para intentar minimizar las pérdidas. Además, se puede pactar situaciones en que no exista esta sanción monetaria, por ejemplo en caso de que el comprador pierda su fuente de ingresos y lo compruebe con una carta jurada bajo notario y un finiquito salarial.


Aunque una reserva no te obliga a hacer la compra final de la propiedad, lo ideal es que estés bastante seguro de tu decisión al momento de hacerla. El monto que podrías pagar no necesariamente es bajo y significará un gasto adicional que te puedes ahorrar fácilmente si tomas las cosas con calma y te das el tiempo para escoger la mejor opción para ti. Sin embargo tampoco te confíes, pues si no decides rápido ante una propiedad que te guste mucho alguien podría reservar antes que tu.