CALLCENTER +56 2 2599 6200  |  ventas@hogares.cl  |  | Contacto | Síguenos 

¿Arrendar o comprar una propiedad? Una decisión clave para tu futuro.

Mucho se habla y se comenta sobre si se debe comprar la casa en la que vivimos o si es mejor arrendar a otra persona. Todos hemos escuchado la frase “arrendar es perder el dinero al regalárselo a otro” pero la verdad es que no es tan así el tema… hay muchas aristas que se deben analizar en cada uno de los casos antes de tomar una decisión, y aquí te dejamos las principales.

    El lado emocional de comprar una propiedad para vivir.

Muchas personas sueñan con tener nuestra propia casa, hacer los arreglos y cambios que se les dé la gana y sentir plenamente dueños del lugar en que viven. Aquí solo estamos viendo aristas completamente emocionales; deseos y sueños. Es muy importante entender que esto juega una parte importantísima en la decisión, pues en una propiedad arrendada dependes siempre de que el propietario del lugar quiera o no hacer arreglos y cambios, pues para ti invertir en ella si algún día te pueden pedir que te vayas o tú mismo lo decides es regalar el dinero a otros.

    La planificación familiar

Otro punto a considerar es que comprar una propiedad implica planificarse familiarmente y saber que será de nosotros a futuro. Si estás en un periodo de cambios, no sabes cuántos hijos tendrás o si de hecho tendrás alguno el comprar una propiedad para tener que cambiarte luego de solo un par de años puede ser una pésima inversión. Los precios y la plusvalía de las cosas tienden a subir a largo plazo, pero el corto plazo es impredecible.

El arrendar permite una capacidad de moverse de un lugar a otro mucho mayor y sin ataduras. Si un día decidiste que quieres irte a vivir a otro lugar solo debes hacer el aviso con la anticipación que diga tu contrato de arriendo, tomar tus cosas y cambiarte.

    El mito: “pagar un arriendo es botar el dinero a la basura”.

A simple vista tiene lógica, pero monetariamente es un mito. La mayor parte de las personas paga las propiedades a través de créditos hipotecarios los que incluyen altas tasas de interés por prestarte el dinero por lo que igual tendrás que desembolsar más que solo el valor de tu inversión. Puede que consigas un valor de arriendo menor al que pagarías por el crédito e inviertas en instrumentos de renta fija como fondos mutuos o depósitos a plazo tus ahorros cada mes, por lo que al final de los 10, 15, 20 o 30 años del periodo de crédito tengas incluso más dinero en tu cuenta corriente. Aun así, esto va a depender completamente de cómo esté la economía en ese periodo.

Existen cálculos matemáticos que demuestran este punto, y puedes verlo en este post de un blog externo a nosotros pero que te será de mucha ayuda para comparar tus opciones.

     “Comprar una propiedad para vivir es una inversión”

Invertir en departamentos y propiedades siempre será algo bueno si lo ves como una inversión; sin embargo en el caso de comprar para vivir el valor de esa “inversión” depende de muchos factores. La visión más simple de porqué puede ser una inversión es que suba su valor en el tiempo, lo que puede pasar por varios razones pero todas debatibles hasta cierto punto.

      Un aumento de la plusvalía de la casa o departamento: Si el aumento se produjo solamente por mejoras en la economía o el aumento de las propiedades en general la verdad es que no influye en tu ganancia como “inversión”, pues si vendes tendrás que igual comprar otra propiedad que habrá subido relativamente de valor al mismo tiempo. Por el contrario, puede ser considerado como una ganancia por inversión si el aumento del precio fue porque mejoró el sector, cambio el uso de suelo u otros que son atribuibles solo a tu zona o edificios.

      La casa está en mejor estado: Si invertirse en arreglar la casa y quedó espectacularmente subirá el precio, pero solo será una inversión si los arreglos te salieron a un muy buen precio y puedes traspasar ese ahorro a otra persona que luego quiera comprar tu propiedad.

Como ves, la inversión va a depender de factores externos. No deberías basar tu decisión en esta premisa, pero por su puesto tenerla en cuenta como una de las variables para elegir si vas a comprar o arrendar para vivir.

  1.     El pago del pie

Para comprar una propiedad es necesario hacer un pago de pie y tener una buena fuente de ingresos demostrable para que el banco apruebe tu crédito hipotecario. No todos tienen la posibilidad de cumplir con estos requisitos ni tienen esa capacidad de ahorro.

Aunque hoy cada vez hay más opciones para pagar como en cuotas al comprar propiedades en verde o en blanco, solo tú sabes cómo es tu situación económica real y si puedes comprometerte a pagar un dividendo cada mes con tus propios ingresos. A diferencia de comprar una propiedad para arrendar en que puedes pagarlo con el valor del arriendo, aquí el desembolso es directo.


Como verás, no hay una ciencia cierta ni respuesta correcta a esta pregunta; es algo que va a depender completamente de lo que estás buscando. Esperamos con estas variables puedas tomar la mejor decisión posible.